Ningún derecho a menos en nuestra comida

Manifiesto de la Campaña Permanente Contra los Agrotóxicos y por la Vida en el día Mundial de la Lucha Contra los Agrotóxicos

En el mundo entero, se celebra el 3 de diciembre el Día Mundial de la Lucha Contra los Agrotóxicos. En esta fecha, en 1984, en pleno auge de la Revolución Verde en la India, un derrame en la fábrica de agrotóxicos de la empresa estadunidense Union Carbide provocó la muerte de más de 15.000 habitantes de la ciudad de Bhopal, y la intoxicación de más de 300.000.

¿Pero qué significa luchar contra los Agrotóxicos hoy en día, 32 años después de la tragedia de Bhopal?

No hay duda de que existe una profunda crisis en el sistema mundial de alimentación. Por un lado, la subnutrición afecta a 11% de la población, mientras que 8% sufre de obesidad, lo que representa 1,4 mil millones de personas enfermas por mala alimentación.

Por otro lado, el sistema alimentar dominado por las corporaciones hace con que 78% de la producción agrícola mundial se concentre en solo siete culturas: caña de azúcar, maíz, arroz, trigo, papa, soya y palma. Millones de alimentos ligados a la cultura de los pueblos son ignorados, por el simple hecho de que no son comercializados en las bolsas de valores.

El sustento de este modelo se da a partir de una serie de elementos, entre ellos el del dominio privado de las semillas y la producción de agrotóxicos. En este sentido, Bhopal, continúa presente.

La Union Carbide, responsable por la tragedia, cuya área todavía no fue descontaminada, fue comprada por la Dow Chemical, que acaba de fundirse a la Dupont. Todavía en 2016, Monsanto e Bayer e Syngenta e ChemChina comunicaron sus fusiones, tornando el mercado de agrotóxicos y semillas más concentrado que nunca. Sufren los trabajadores de las fábricas de veneno, agricultores obligados a aplicar Agrotóxicos, campesinos pulverizados y la Humanidad con sus semillas robadas y sabiduría tradicional destruida. Sufre la población mundial, con la monotonía alimentar, el veneno en su plato, y la soberanía alimentar cada vez más distante.

En Brasil, el golpe sufrido este año acelera drásticamente la articulación ruralista para la retirada de derechos y la flexibilización de las leyes. La extinción del Ministerio de Desarrollo Agrario interrumpió los avances que venían ocurriendo el campo de la agroecología, y el Proyecto de Ley del Veneno (PL do Veneno) puede herir gravemente nuestro Derecho Humano a la Alimentación Saludable, facilitando todavía más el registro y uso de Agrotóxicos no Brasil. Los transgénicos, más que nunca, están siendo aprobados de forma casi instantánea por la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio).

La resistencia es nuestra principal arma de lucha. El desarrollo de la agroecología es un camino sin regreso, con o sin apoyo del gobierno, y la población lo sabe. En el campo legislativo, es urgente la implementación de la Política Nacional de Reducción de Agrotóxicos (PNaRA), propuesta por diversas organizaciones de la sociedad. De igual forma, entendemos como fundamental el trabajo que viene siendo realizado por las organizaciones de base en desarrollo de reforma agraria y agroecología.

  • En este 3 de diciembre de 2016, estaremos en las calles en varias ciudades de Brasil, y exigimos:
  • No a la Proyecto de Enmienda Constitucional 55 (PEC55) y ningún derecho a menos para nuestra salud y alimentación;
  • Suspensión de la aprobación de semillas transgénicas;
  • Archivar el PL del Veneno (PL6299/2002); e
  • Implementación inmediata de la Política Nacional de Reducción de Agrotóxicos

Campaña Permanente Contra los Agrotóxicos y por la Vida



'Ningún derecho a menos en nuestra comida' não possui comentários

Seja o primeiro a comentar este artigo!

Quer compartilhar suas ideias?

Seu endereço de email não será publicado.

Campanha Permanente Contra os Agrotóxicos e Pela Vida